[ENTREVISTA] El nuevo cerrojo Cruzado

Branco Ampuero tuvo su esperado debut en la victoria 3-1 sobre Rangers de Talca. Ahora el formado en Deportes Puerto Montt espera no soltar la titularidad y consolidarse en la última línea.

Para muchos un jugador desconocido hasta hoy, sin embargo, a punta de esfuerzo, sacrificio, talento y buenas actuaciones, el defensa central Branco Ampuero llegó a Universidad Católica con la ilusión de responder en La Franja. Una contratación silenciosa que el ex Puerto Montt y Deportes Antofagasta espera retribuir con entrega y pasión.

Un correcto debut vivió el defensor de 24 años el pasado miércoles, encuentro en que Católica logró el paso a los octavos de final de Copa Chile tras vencer 3-1 a Rangers de Talca, con el zaguero de titular durante los 90 minutos.

Un total de 171 partidos y 10 anotaciones suma el jugador nacido en la Región de Los Lagos y que hoy se encuentra en uno de los equipos más grandes del país con la misión y el anhelo de ser recordado por todos los hinchas Cruzados.

¿Cómo sentiste tu debut en Católica?
“Me parece que el saldo es positivo. Estaba esperando la oportunidad hace más de un mes de poder estar y traté de aprovecharlo de la mejor manera. No te puedo decir que por suerte me fue bien con ser considerado, porque me sacrifiqué y luché por estar desde el arranque”.

En lo colectivo, ¿cómo viste al equipo?
“En lo grupal quedamos con un buen pie para enfrentar a Everton este fin de semana. Nos pudimos afianzar un poco más en nuestro juego y en lo fuerte que nos hacemos de local. Confiamos en continuar así para poder conseguir un buen resultado el sábado”.

Ya van casi dos meses desde tu contratación, ¿cuáles son tus sensaciones hasta el momento?
“He vivido un proceso muy lindo con mi llegada a Católica. La verdad es que todavía no asimilo que estoy en uno de los grandes de Chile. El paso de Puerto Montt a Antofagasta significó mucho para mí y ahora llegar aquí corona todo un proceso de esfuerzo. Compartir camarín con compañeros de tanto nivel te hace sentir muy orgulloso. Mi carrera no ha sido fácil y estas cosas te dan un sentido”.

Quizá no todos los hinchas conocen tus cualidades, ¿cómo te describes dentro de la cancha?
“Me considero un jugador muy aguerrido y que siempre se entrega por completo independiente de que esté jugando o no. En cada entrenamiento me mato por una camiseta de titular y así espero demostrarlo aquí en Católica”.

¿Siempre jugaste como defensa central o tienes alguna anécdota en tus inicios?
“Mis inicios fueron en la Escuela de Fútbol de Puerto Montt, pero al comienzo jugaba como delantero. Cada vez me fueron tirando más para atrás, pasé por volante de contención y terminé jugando de central. Un puesto que me encanta y acomoda mucho por la personalidad que tengo de ser agresivo, fuerte y siempre estar alentando a los compañeros. Permanentemente trato de brindar seguridad al equipo”.

¿Sientes una responsabilidad distinta al usar la camiseta de un equipo grande?
“Vestir una camiseta con estas características conlleva muchas cosas, dentro de la cancha y afuera es una experiencia distinta. Te vuelves un referente para muchos niños, te vuelves una imagen pública y se hace tan importante tu rendimiento dentro de la cancha como tus actos como persona. Estoy totalmente feliz con estar aquí. Todos me recibieron de muy buena manera y eso hace más grata y fácil la adaptación. Lo único que espero es poder retribuir todo lo que me han brindado en la cancha con buenas actuaciones”.

¿Pensaste hace algunos años estar donde hoy te encuentras?
“Me tocó descender en 2012 con Puerto Montt, luego llegué muy criticado a Antofagasta. Uno pasa por ciertas situaciones que a la larga te hacen mucho más fuerte y te permiten crecer como jugador y como persona. En Antofagasta me consolidé y gracias a ese buen rendimiento logré que Católica se fijara en mí e incluso fui llamado a la Selección Chilena”.

¿Cómo fue ser llamado a la Roja y ser parte de la China Cup 2017?
“Es una de las cosas más hermosas que me ha tocado vivir el poder ser llamado a la Selección Chilena. Creo que de mi parte el mérito fue doble porque fui llamado estando en un equipo como Antofagasta que más bien pelea la parte del medio de la tabla para abajo. Fue un premio a todos los años de constancia”.

¿Qué se viene ahora para Branco Ampuero?
“La idea es consolidarme en Católica. Ya jugué mi primer partido y creo que lo pude hacer de forma correcta, pero siempre hay cosas por mejorar. Ahora me queda seguir trabajando tranquilo y esperando la decisión del ‘profe’, quien es el que tiene la última palabra y uno como jugador solo debe acatar sus decisiones”.

¿Algún modelo a seguir?
“Un gran referente o jugador favorito la verdad es que no tengo. Te podría decir que me gusta mucho lo que hace Sergio Ramos o Piqué, pero esos son jugadores de clase mundial. Me gusta más guardar los recuerdos de cuando comencé en el puesto, donde compartí con Vladimir Herrera, que ahora está en Puerto Montt, Jorge Alvarado, que ya está fuera del fútbol, Víctor Cancino, Patricio Peralta, entre otros. Con ellos y los ‘profes’ Jaime Vera y Alejandro Isis aprendí mucho. Todos me aportaron mucha experiencia y ellos son los referentes que me dieron las armas necesarias para desenvolverme hoy en día”.

¿Tu sueño a futuro es…?
“El tema del futuro siempre se toca. Todos queremos jugar por la Selección o partir al extranjero, pero yo voy con las metas a corto plazo y la más importante es ganar este sábado. Nada me seduce más en este momento que poder triunfar en el partido con Everton y hacer las cosas bien. Las otras cosas se van dando de la mano con el tiempo. Mi responsabilidad hoy es entrenarme bien todos los días y ganar cada fin de semana”.

Comentarios

comentarios

Revisa también

En busca de la clasificación a torneos internacionales

La UC podrá conseguir en el Torneo de Transición 2017 y la Copa Chile un …